CONTACTARME

Decálogo para volver a ser niño

By 7:37 , ,

Las navidades son las fiestas por excelencia de los niños, verdad?. Nos encanta verles disfrutar y quedarse embobados con las luces, los regalos… y oigo entonces esta frase, hay que volver a ser niño.

Esta frase a veces cuesta mucho de poner en práctica. Depende de muchos factores, de las vueltas que hemos dado en la vida… A veces nos endurecemos tanto que nos olvidamos que todos fuimos niños una vez.

"Todas las personas
mayores fueron
al principio niños,
aunque pocas de ellas
lo recuerden"

Antoine de Saint-Exupery

Personalmente aprendí mucho de mis hijos pequeños. 
Si te fijas un poco en tus peques o en cualquier niño pequeño, verás cuánto tienes que aprender de ellos.

Por eso he creado este decálogo, para no olvidar que volver a ser niños es bueno para mi mente, para mi salud y para ser feliz.

La infografía a tamaño original te la puedes descargar gratis 
clicando el formato que prefieras,  PDF o PNG. 

Toma nota:


Decálogo-volver-a-ser-niño
Decálogo para volver a ser niño. 

1/ Juega y diviértete.

Los niños quieren jugar a todas horas, pero se involucran de lleno en el juego, 
lo viven como si fuera real.

Por lo que te digo, juega, diviértete. 
Eso sí, hazlo con todo tu corazón y todo tu ser. Como si no hubiera un mañana.

2/ Recupera tu capacidad de sorpresa.

Me fascina cómo se sorprenden los niños cuando descubren algo nuevo.

Por eso, sorpréndete, se curiosa/o e ilusiónate de nuevo 
por cualquier cosa por pequeña que sea.  

3/Deja de lado tus prejuicios e ideas preconcebidas.

Sé  sociable.  Los niños siempre quieren jugar con alguien aunque no lo conozcan, 
se acercan tranquilos a su lado y se ponen a jugar. 

Así que deja de lado tus prejuicios e ideas preconcebidas y si se acerca alguien a tu lado a ver y a querer aprender de ti, déjalo y comparte.

4/ Llora si has de llorar.

Los niños a veces son de lágrima fácil y eso es muy bueno. 
Descargan sus frustraciones  y lo sacan todo llorando a moco tendido. 
Luego eso sí, olvidan esas lágrimas en un pis pas y se quedan tan anchos.

Mi consejo, no te guardes las cosas, 
llora si has de llorar ante algo que salió mal y no te lo guardes dentro que te envenena.

5/ Déjate mimar.

Los niños siempre buscan un abrazo, un mimo, una caricia y a medida que crecemos esa necesidad sigue estando latente, pero, a veces,  la escondemos tanto que no la dejamos salir.

Si te han de mimar, déjate mimar que un mino no hace daño a nadie.

6/ No temas al ridículo, no tengas miedo al qué dirán.

A los niños poco les importa eso, se lanzan y lo hacen. 
Si no saben se caen, se levantan y siguen adelante sin que les importe cuchicheos ni miradas de críticas. Por eso te digo que aprende cosas nuevas. 

Que no te importe equivocarte y fallar 
ni que te miren ni piensen que ya eres mayorcito para hacer esto.

7/ Pide ayuda.

Si no sabes, no puedes, no llegas. Pide ayuda, 
ellos siempre la piden y siempre se les da.

¿Por qué crees que a ti no te la darán?

8/ Vuelve a ser inocente.

Inocencia. Realmente esto es lo que más nos puede costar. 
Los niños son pura inocencia y los adultos ya somos perros viejos. 
A todo le buscamos un doble sentido o simplemente lo cuestionamos con un 
¿seguro? Lleno de retintín… 

volver a ser inocentes es un reto y un desafío que vale la pena.

9/ Créete un súper héroe.

Qué tú vales y mucho. Créelo que es cierto. 
Ellos no dudan en creerlo y se disfrazan de sus ídolos.  

Píntate los morros, los ojos… 
ponte esa ropa que te queda bien y te favorece 
y deja que te miren, que te alaben que lo vales y puedes.

10/ Duerme y come.

A un niño nunca le dejas sin comer y necesita dormir todas sus horas. 
Es muy importante para el buen funcionamiento físico y mental, ¿verdad?. 

¿Por qué entonces tú no lo haces?
No dejes de lado tus horas de sueño, así te levantarás llena/o 
de energía y con ganas de comerte el mundo. 
Come fruta, la verdura, los cereales… igual que ellos, tú 
 sigues necesitándolo, 
Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán. 

Ya sabes, estas navidades, vuelve a ser niño y no lo olvides para así aplicarlo todos los días de tu vida.

Seguro que te encanta

6 comentarios

  1. Me ha encantado leerte, y he reflexionado mucho con todo esto, realmente nuestra niña o niño siempre va con nosotros, pero nos hacemos mayores y olvidamos, la mirada chisporroteante de un niño ante algo desconocido. Que bonita es la pureza!
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegra saber que te ha ido bien leerme. :D Y tienes razón, nos hacemos mayores y nos endurecemos en muchos aspectos.
      Besos para ti también!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por aquí! Me encanta que lo hagas :)

      Eliminar
  3. ¡Maravilloso!!
    ¡Yo he aprendido tanto de mis peques...!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonito! No hay que perder nunca a ese niña que llevamos dentro...
    Besos!! Helena

    ResponderEliminar